Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en el siguiente enlace Política de cookies

Buscador avanzado

     Una vez recibido el producto, el Cliente tendrá un plazo de desistimiento de 14 días desde la recepción de los artículos. Transcurrido este plazo, consideraremos que se han aceptado los productos. No se aceptarán cambios ni devoluciones fuera del plazo señalado, excepto por defectos de fabricación o de calidad. Los artículos devueltos deberán presentarse en su embalaje original, no aceptándose aquellos con el embalaje deteriorado o de forma que vaya más allá de su simple apertura.

     Recomendamos comprobar el estado de los productos delante del transportista o repartidor, haciéndole constar a éste cualquier defecto o deterioro, de lo que se dará reflejo en el albarán de entrega.No se atenderán devoluciones de productos servidos o confeccionados bajo pedido o a medida del cliente, tales como ordenadores a medida, productos personalizados, cables, fundas termoretráctily similares, salvo que se deban a defectos de fabricación o transporte.

     En los cambios y devoluciones habrá de incluirse la copia del albarán de entrega, siendo por cuenta del Cliente todos los costes necesarios. Sólo en caso defecto de fabricación o de calidad será ELCOM el responsable de los costes de devolución del/de los artículo/s.  En los cambios de artículos vinculados a un número de serie, el del artículo objeto de devolución ha de coincidir con los registrados en la base de datos y asignado de manera indubitada al Cliente.

     La devolución del importe se realizará utilizando el mismo medio que el empleado para el pago y dentro de los catorce (14) días siguientes a la recepción de la mercancía devuelta, una vez comprobada que cumpla con las condiciones de devolución especificadas.

     Este derecho se reconoce expresamente a los consumidores, en estricto cumplimiento del Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias. No se reconocerá tal derecho a aquellas personas jurídicas o empresarios individuales que actúen en condición de profesional.